sábado, 3 de marzo de 2012

Un verbo en mal estado de sitio

El recuerdo de un beso,
desconcentrándome el paseo,
despistado y mal jugado,
me desatornillo las manos,
procurando, que no toquen mas
comedias, ni conjuguen
un verbo en mal estado de sitio,
claramente perturbado,
nostálgico y mal humorado,
adelantan mi programa
a la hora de la siesta,
despojado de vendettas
acostumbro un buen té,
en la silla de la estufa
consumiendo biblioteca,
y el recuerdo de tus dedos
es que no cesa,
las luces del día van mermando
poco a mucho,
la penumbra trae noche,
y la misma me despierta,
el constante palpitar
de tus piernas
caminado hacia mi silla,
tu mirada de guerrera,
tus deseos mitológicos,
y esa voz perturbadora
escalando mis mejillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario