jueves, 21 de abril de 2011

Al Carioca.


Doy por vos lo que no escribo

siempre siembro y bien cultivo

de tus penas soy alivio

de sonrisas soy mendigo

me desangro por ser vivo

y me acuerdo del delirio

de los días, de los mates,

del paseo, del los chichos,

del las tardes del hastío,

de ese gran lujo, que es ser tu amigo.

(fuerza Hermano)