viernes, 21 de enero de 2011

Paso, de cebras.

Aunque de esto no vivo , solamente,

también me atrevo y transcribo,

unas líneas redentoras, a estribo,

o a talón del buen jinete,

a concurso de mendigo, encasillado

a barlovento y concienciado,

que el tufo del mañana,

se mastica ahora mismo en un senado,

Y me entero a través del trajeado

hombre proletario, muy bien peinado

pulcro y solitario, mientras olisquea en la basura

de un triste semanario, noticias rosas

de cuché ensangrentado, deconstruído

y enmarcado, vivan las vidas ajenas,

mientras atropella todo lo que está a su paso.

miércoles, 5 de enero de 2011

El callejón

Un desayuno un poco raro,

más o menos dos de la tarde,

una caña, dos con leche

y tres tostadas, dan comienzo,

unas risas, un periódico concreto,

varios vinos en la charla,

otra ronda de tostadas,

un vasito de mistela y su tapa a degustar,

se desglosan en el cielo de mi boca;

Y los recuerdos de rayuela,

Km 0 y calle General Alvear,

me trastornan el momento,

coincidiendo con el argumento,

de los juegos de la calle,

practicando puntería en ventanas de vecinas carcomidas,

soñando con ser el rey de las canicas,

o quizás corriendo detrás de un fugitivo,

es verdad amigo mío

me confirma el camarero,

ahora los amigos virtuales

y las consolas son lo primero,

estaremos así toda la vida,

esto se repite de generación en degeneración,

sin dejarnos más opción,

que asumir la re-depresión,

de jubilarnos en plena juventud

porque no es nuestra virtud el ser-humanos,

sino maquinas del montón.