miércoles, 28 de julio de 2010

Número cuatro tercero derecha

Preparando un nuevo movimiento, pienso,
no es por desaire ni falta de entendimiento
que nos piramos amigo compañero,
cuando pase por tu puerta, me sentare
y te leeré el diario intentando explicar el porqué,
o solo para saber como estas, que recuerdos tengo aquí
y no quisiera borrar jamás, gracias a vos conocí
a algunos amigos de verdad y también me divertí
con los de casualidad, una vez más recordare, la nostalgia,
la alegría y la inspiración que me regalas,
voy a extrañar el crujir de tu suelo,
que en más de una noche de desvelo
me asusto cuando pisaba sin piedad mi desconsuelo,
el calor de tus veranos asfixiantes, el invierno a tope
de bufandas, chaquetas y guantes, de la terraza
con luz de luna menguante y los bancos de la plaza
que cual teatro urbano nos mostraba
funciones de infantes desbordantes de alegría,
de vagabundos milagreando una comida,
por la tarde las familias con sus temas de entrecasa y
en la noche muy diversas funciones, si tocaba fin de semana
era fácil encontrar muchos tipos de libretos
desde amigos alcohólicamente emparentados,
o también no faltaban los narcotizados dándose palos
por un poni mal cortado, y quizás tenias suerte
siendo el protagonista de una historia de besos y caricias o
escuchabas el llanto de una pareja que acababa con las risas,
en fin todo con prisas porque en un garito fijo esperaba
una birra curandera que en verdad te transportaba
a un mundo sin fronteras con amigos y cantabas, -OH; OH; OH; OOOOH!!!!!-

viernes, 23 de julio de 2010

Que no te amo

Las miradas se bifurcan encontrando un camino
no es por cuenta del destino el que suenen a permuta
es por don del bien divino que la noche sabe a tundra,
cuantos días peregrinos han pasado por el aro
una consuelo inacabado y una pena desmedida,
es más bien muy parecida a remar contracorriente
en un rio acaudalado con la furia de corriente
que te trepa y ase a un lado como hierba en mal estado,
no te niegues al destino ni a tu cruel paso quebrado
son los días muy divinos para estar malhumorado,
para ser un peregrino hace falta estar encausado,
se feliz por cada día y descarta los que no te sonrían,
que la vida es corta y dura para estar desperdiciado,
buenas noches me dedico, a mi buen hacer y a mi ser amado,
que es verdad la cortesía y es mentira que no te amo.

miércoles, 7 de julio de 2010

Nocturna lluvia de mar

Es de noche en la sombras
es la hora del noctámbulo,
es rugir de olas, ahora en mis manos,
como duele la vida, es momento,
es preciso y candente la ira,
desfallece el amor, no es segura
la obsesión ni objetar la tormenta
que los ojos despiertan en un mueble
o reloj,
ahora la lluvia acompaña al insomnio,
dotándolo de clamor, donde están
los gatos que maúllan corazón,
y no cesan los truenos, ni las aureolas del mar,
que se forman acunando las gotas,
de unas nubes que al llorar
desparraman en las olas,
unos versos de Villon, que oscuros,
se tornan en mis dedos al pasar las caricias
del cabello que me citan “testa-mentar”,
un ahorcado que versa baladas,
las cuales lo van a matar.

Al poder de la mente, en la imaginación
de Maupassant, ahora se alteran los cielos,
y las aves nocturnas me observan,
yo en la fría arena de playa y con la luna
sin asomar, cuantas horas descalzo,
paseando sin descansar, y pensando,
que fue del milagro, de la muerte y del mar.